Fundación Cepaim, la UMU y la empresa T-Organiza se unen para transferir buenas prácticas al Tercer Sector de Acción Social

Representantes de Fundación Cepaim, del grupo de investigación en Tecnologías de la Información de la Facultad de Comunicación y Documentación de la UMU y de la empresa de servicios documentales T-Organiza se reunieron el pasado lunes 21 de marzo para el lanzamiento del proyecto “e-Labora“.

De esta manera, se promueve la alianza entre el mundo académico, representantes del Tercer Sector y la empresa privada para desarrollar programas que puedan llevar a la práctica resultados de investigación en el campo de los sistemas de gestión documental y del conocimiento en las organizaciones sin ánimo de lucro.

La iniciativa, liderada por la Fundación Cepaim y financiada en el marco de la convocatoria de actividades de interés social del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, pretende desarrollar un modelo de gestión documental para entidades TSAS de ámbito estatal en lo referente a sus procesos de gestión de proyectos. Fundación Cepaim desarrolla proyectos en hasta nueve líneas de actuación, siendo la acogida a los refugiados una de las principales, totalizando anualmente alrededor de 200 proyectos en marcha.

Es por ello totalmente necesaria la gestión de los mismos dentro de un marco a trabajo normalizado, con identificación de tipos documentales y el establecimiento de los flujos de trabajo necesarios”, afirman sus promotores.

La planificación arrancará con una investigación a realizar por parte del Grupo de Tecnologías de la Información que será pilotada y validada en el marco de la propia Fundación Cepaim con la colaboración de T-Organiza, empresa también murciana especializada en la puesta en marcha de sistemas de gestión documental.

El proyecto culminará este mismo año con la presentación de una publicación que contendrá los resultados de la investigación y la puesta a disposición del modelo de gestión al resto de entidades del sector, llevándose a cabo una doble transferencia de conocimiento; la primera para la implantación del modelo y, la segunda, la apertura del mismo a cualquier otra fundación, organización u asociación del sector que pueda precisar del mismo para el desarrollo de sus proyectos de acción social.