El barrio de l’Alquerieta de Alzira acoge la 6ª edición del proyecto de arte mural participativo l’AlqueriARTE

Desde 2018 la Fundación Cepaim en Alzira y el Centro de Participación Ciudadana impulsan junto a diversas asociaciones, entidades y grupos de encuentro del barrio el proyecto de arte mural participativo AlqueriARTE. Esta iniciativa ha sido reeditada de nuevo el pasado 4 de diciembre, tras un parón provocado por la COVID-19, con la realización de dos murales en los que han participado la Falla de l’Alquerieta y el grupo de menores y sus familias vinculadas al refuerzo educativo.

Los artistas que han coordinado las intervenciones artísticas de esta edición han sido dos. Pablo Kiran, artista e integrador social, que combina sus dos grandes pasiones en talleres artísticos y murales colaborativos y Lluís Salvador, que crea universos abstractos con un denominador común, la técnica del cepillo, una herramienta de trabajo creada para limpiar mediante el cepillado y que el artista lo utiliza como herramienta de creación artística. Este último, es así mismo, director y comisario de ZEDRE, una asociación que pretende la regeneración de espacios públicos a través del arte urbano.

Como cada año, los artistas han tenido reuniones previas de diseño participativo de los murales en las que han recogido las ideas e inquietudes de los y las participantes para poder plasmarlas en las obras artísticas.

Durante la jornada se ha conseguido promover un espacio de encuentro y diálogo intercultural entre los y las vecinas, utilizando el arte mural como herramienta de cohesión y convivencia. Las dinámicas de enriquecimiento cultural y artístico, dejaron paso a un almuerzo popular del que formaron parte todas las personas participantes. Un ambiente distendido en el que se motivó la interrelación y el enriquecimiento mutuo entre vecinos y vecinas de diversos orígenes culturales. La mañana continuó con la asistencia de ciertas autoridades municipales; concretamente, el Alcalde de Alzira, Diego Gómez García, y el Regidor de Cultura, Alfred Aranda Mata, los cuales contemplaron de primera mano el proceso creativo y reconocieron el papel de transformación social que supone este festival de arte. Y es que como solemos decir “si al arte le sumamos la participación y la implicación de la comunidad, la capacidad de transformación es imprevisible”.

Este proyecto ha sido posible gracias al Programa “Comunidad Intercultural. Programa de promoción de la convivencia y la intervención comunitaria intercultural en barrios de alta diversidad”. Financiado por el Fondo de Asilo, Migración e Integración y Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, así como al Centro de Participación Ciudadana (CPC) de l’Alquerieta, adscrito en el área de Servicios Sociales e Innovación Social del Ayuntamiento de Alzira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *