Generamos conciencia antirracista mediante el teatro desde el ‘Programa Red’

Esta actividad denominada “Generando Conciencia Antirracista mediante el Teatro” surge con la idea de amenizar la captación y asimilación de nuevos aprendizajes mediante la representación de situaciones de discriminación étnica y racial en los diferentes ámbitos sociales en los que convivimos.

Las personas asistentes de la actividad son participantes de las entidades Fundación Cruz Blanca (menores de entre 8 y 13 años de refuerzo educativo) y (mujeres transfronterizas de entre 23 a 50 años de alfabetización) de la Asociación DIGMUN.

Tanto con los menores como con las mujeres se comenzó con una lluvia de ideas donde relacionaban sus conocimientos previos sobre la temática, con los nuevos que iban adquiriendo, y representaron de manera exitosa las simulaciones de situaciones discriminatorias que pueden sufrir personas de diferentes culturas en los ámbitos educativo, sanitario, administrativo, de bienes y servicios, de trabajo en el hogar, en los servicios públicos, o incluso en los parques infantiles.

Este taller les ha resultado bastante impactante porque al representar el papel (de víctima de discriminación y agente discriminador) detectaron rápidamente que muchas veces los agentes discriminadores no tenían ninguna justificación. Se daban cuenta que, aún actuando en una escena, se percibía la intolerancia, la desigualdad, la falta de respeto, la superioridad…y tras la representación teatral, reflejaban la contraposición de esa mala conducta, y como se corregiría; destacando que si presencian una de esas situaciones las identificarían de inmediato y podrían intervenir para apoyar a la victima y frenar esa situación.

Asimismo, agradecer el trabajo y el apoyo del profesor de teatro Guillermo Ríos Castrillo, el cual se encargó de generar dichas situaciones, además de dar las pautas a seguir a todos los participantes y resolviendo todas las dudas que surgían.

Todo esto enfocado al objetivo de concienciar sobre la presencia de los valores éticos como punto clave de la buena convivencia entre las culturas afrontando así cualquier discriminación u odio hacia las personas.

 

 

 

Esta actividad ha sido posible gracias a la financiación del Ministerio de Derechos sociales y Agenda 2030 vía aportaciones del IRPF.