Más de 30 profesionales del ámbito sociosanitario se forman en materia de interculturalidad y salud en las migraciones

Durante el mes de octubre, en el territorio de Alzira se han llevado a cabo dos formaciones dirigidas a profesionales del ámbito sociosanitario.

Más de 30 profesionales han participado en estas formaciones organizadas, a través del trabajo en red de Fundación Cepaim con el Departament de Salut de la Ribera, Fisabio (Projecte RIU) y la Universidad Católica de Valencia, con sede en Alzira; e impartida por Salud entre Culturas.

La primera de ellas, MIGRACIÓN Y SALUD: MEJORA EN LOS CUIDADOS TRANSCULTURALES, nos ha permitido analizar y reflexionar junto a los diferentes agentes sociales y de salud sobre el sistema sanitario actual y su atención a personas migrantes, mostrar las experiencias de éxito de intervención en salud en el colectivo migrante desde el sistema sanitario y el tercer sector. Y, adquirir competencias que amplíen el bagaje cultural y, con ello, nos acerquen más al total de la población, desde la figura de la mediación intercultural.

En la segunda formación LA SALUD MENTAL EN LAS MIGRACIONES se ha podido conocer la realidad idiosincrática de las personas migradas, evitando hablar solamente de términos de funcionalidad o disfuncionalidad en el sistema y más en términos relativos a aspectos culturales. Ello permite transformar las barreras culturales en oportunidades de acercamiento, incorporando contenidos culturales clave en las intervenciones sociosanitarias, para mejorar el acercamiento y el éxito de las mismas. Además, esta jornada formativa aumenta el conocimiento sobre los principales malestares asociados al hecho de migrar, promoviendo y desarrollando competencias y habilidades transculturales para conocer e intervenir desde una perspectiva multidimensional el fenómeno migratorio y en la sociedad en su totalidad.

Estas formaciones y espacios de encuentro y diálogo entre profesionales, pertenecientes a distintas entidades, permite, además del aumento de competencias, la generación de un discurso común, tras la puesta en común de necesidades y recursos existentes.

Es una forma de seguir avanzando en la consolidación de una mirada de la salud comunitaria más inclusiva, que nos permite construir una atención sanitaria centrada en la persona, entendiendo los condicionantes, personales, cultural y sociales como un todo que influye en el proceso de salud- enfermedad de las personas.


Los espacios de formativos ayudan al personal técnico a un correcto acercamiento a las personas, disminuyendo así la cronicidad de la sintomatología, así como las intervenciones que alejan más que acercan a la ciudadanía del profesional.

Esta acción se enmarca en el proyecto “Cultura Saludable”. Programa de Mediación para el Fomento de la Salud Comunitaria Intercultural. Financiado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad social y Migraciones y el Fondo Europeo de Asilo, Migración e Integración de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *