30º Aniversario de CONVIVE Fundación Cepaim

Estimadas compañeras y compañeros, Esta semana, todas las personas que conformamos y nos sentimos parte de Cepaim estamos de especial celebración, la de nuestro 30 aniversario. Un 5 de mayo de 1994 se constituyó el Consorcio de Entidades Para la Acción Integral con Migrantes (CEPAIM). Hace ya 30 años que varias organizaciones sociales comprometidas con los procesos de integración de las personas inmigrantes y refugiadas decidieron la creación de Cepaim, tras un largo proceso de aproximación entre las personas y las entidades que lo constituyeron.

Reproducir vídeo

En nuestros inicios como Cepaim participaron la Federación Andalucía Acoge, la Asociación Columbares, Aprosers, Apip, Anafe, CEFA- Universidad Obrera en Bélgica y el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet. En los primeros pasos del consorcio algunas asociaciones se fueron integrando y otras siguieron su propio caminar, manteniendo siempre un marco de coordinación con Cepaim. La Federación Andalucía Acoge dio paso a Almería Acoge y a Sevilla Acoge, Columbares y APIP a Horuelo y Acisi.

El consorcio comenzó su andadura como un espacio de alianza, de innovación, y de reflexión compartida sobre la realidad de las migraciones: Un espacio para el intercambio de experiencias y metodologías de intervención y de mayor capacidad de incidencia política que la que podía tener cada entidad por si sola. Entre sus primeras fuentes de inspiración y aprendizaje se encontraba volver a replicar en España las formaciones en mediación intercultural del CBAI (Centro de Acción Intercultural de Bruselas), algo que fue posible a través del primer proyecto financiado a Cepaim a través de la Iniciativa Comunitaria Integra, del FSE, en cuyo marco se planificaron e implementaron varias acciones formativas de dos años de duración, contando con un equipo de formadores y formadoras que procedían de Bélgica, Italia, Francia, Alemania y España.

Desde el primer momento, contamos con varias señas de identidad que nos identifican:

Una visión decidida para abordar los retos de la transformación social y de la acción integral de las personas inmigrantes y refugiadas desde las iniciativas comunitarias de empleo y desarrollo de los recursos humanos. Siendo una entidad muy vinculada con los valores de una Europa social.

El valor del trabajo en red y en alianza a nivel local, trabajamos para dotarnos de espacios de reflexión y análisis a nivel global sobre cómo hacíamos las cosas, revisando nuestras metodologías de trabajo, analizando los logros y compartiendo dificultades y espacios de formación y de experimentación.

Una apuesta decidida por situar a las personas participantes en la centralidad de nuestra intervención basada en tres ideas fuerza: la interculturalidad, la convivencia y la igualdad.

La apuesta por ser una organización intercultural que quiere colaborar en crear una sociedad intercultural, incorporando el máximo de diversidad en nuestros equipos y en nuestras estructuras, sabiendo que la diversidad es una de nuestras mayores riquezas.

La dimensión comunitaria de nuestra acción social, trabajando con el conjunto de la ciudadanía que habita los territorios en donde trabajamos.

La acción social de Cepaim cobra sentido en la presencialidad, en la puesta en relación de personas y entidades diversas.

Tras los primeros 14 años, llegó una encrucijada muy importante, la creación de la Fundación Cepaim en el año 2008. En un ejercicio de solidaridad y visión estratégica, las personas representantes de las entidades que crearon el consorcio decidieron que había llegado el momento de apostar por una nueva forma jurídica que diera estabilidad y sostenibilidad a la acción social de Cepaim, como una entidad no lucrativa con presencia estatal e internacional.

Los cimientos de lo que hoy es la Fundación Cepaim están fabricados con varios ingredientes que deben estar muy presentes en este 30 aniversario, como son el compromiso, , la ética, el dialogo entre diferentes, las alianzas, la búsqueda de consensos, la construcción de espacios de relación, el amor por lo que somos, lo que hacemos y el cómo lo hacemos, junto con una apuesta clara y decidida por la diversidad como un valor de nuestra sociedad y por el interculturalismo como modelo de gestión de la diversidad, frente a modelos no compartidos como el asimilacionismo, el segregacionismo o el multiculturalismo.

Como nos recuerda nuestro presidente de honor, Javier Leunda, los edificios pueden ser hoy muy vistosos, pero están sostenidos por sus cimientos, esos que no se ven y permanecen ocultos, pero son la esencia de lo que somos y de lo que hacemos. Es necesario en este 30 aniversario identificar nuestros cimientos, nuestros valores y principios, conocerlos, asumirlos como propios, reforzarlos y difundirlos; sin ellos hasta los grandes edificios pueden caer.

Ahora observando el retrovisor, como nos decía Carles Ramió, nos parece un buen momento para compartir con vosotras algunas reflexiones importantes. Nuestra historia como entidad está marcada por diferentes momentos clave que todas las personas que trabajamos y colaboramos día a día en la construcción del edificio de esta organización debemos conocer y compartir.

Como en cualquier historia importante, siempre ha habido, hay, y seguirá habiendo momentos de éxito combinados con momentos de dificultad, donde se entremezclan logros importantes con errores, pero siempre siendo conscientes que tanto los éxitos, como los fracasos, nos enriquecen y nos fortalecen si sabemos aprender de ellos para seguir caminando unidos.

En estos 30 primeros años de nuestra fundación, hemos tenido que hacer frente a grandes retos sociales y organizacionales. Recordemos que el 28 de agosto del año 1994, año de creación de Cepaim, llegó la primera patera a Canarias; dos jóvenes saharauis se aventuraron en una barquita con motor, tardando 24h en recorrer los 94 km hasta Fuerteventura y la hazaña inauguró una nueva ruta migratoria hacia Europa. Desde entonces hemos estado siempre vinculados como entidad con la acogida humanitaria en España y en Europa, apostando por la defensa de los derechos humanos y por las vías seguras de llegada a Europa. En 1999 nos comprometimos con la campaña “no más muertes en el Estrecho” junto a otras entidades sociales. Hemos respondido siempre a las diferentes crisis humanitarias, como la llamada “crisis de los cayucos” del 2006 o la nueva crisis humanitaria de llegadas a Canarias de 2023, año en donde las cifras de llegadas a costas han superado todo el ciclo histórico.

En esta nueva crisis de cayucos que seguimos viviendo en 2024, estamos pudiendo dar una respuesta solidaria y comprometida porque hemos aprendido mucho de los aciertos y los errores ante las situaciones anteriores. Todo ello gracias a la creación de la Unidad de Emergencias, a la articulación de un protocolo de respuesta ante emergencias, pero fundamentalmente gracias al compromiso y la implicación de los compañeros y compañeras en los diferentes centros territoriales Ante esta crisis se han tenido que abrir campamentos de acogida, tanto en las islas, como en península y en tiempo récord se han tenido que abrir grandes centros temporales de acogida de emergencia, tensionando mucho todos los niveles de la organización. Desde Cepaim nos hemos implicado con la apertura de centros de acogida en hostales, hoteles y albergues de carácter temporal, dando lo mejor de nosotros y solo cabe agradecer la profesionalidad y la implicación de los profesionales y el voluntariado de Cepaim.

A lo largo de nuestra historia también nos hemos encontrado ante momentos de crisis provocados por múltiples guerras y conflictos internacionales que han dado lugar a desplazamientos masivos de personas refugiadas, guerras y conflictos sociales que hacen que muchas personas arriesguen sus vidas con la esperanza de encontrar un futuro mejor para ellas y para sus familias.

Hemos tenido que afrontar juntos, con muchas preguntas y pocas respuestas la crisis sanitaria de la covid19. El tiempo nos dará perspectiva sobre ello, pero a nivel de organización nos parece relevante compartir con vosotras que fueron momentos de grandes incertidumbres, no sabíamos cómo el estado de alarma y el confinamiento podían impactar sobre nuestra acción social, sobre las personas a las que acompañamos y sobre nuestra sostenibilidad. En esos momentos, apostamos, no sin riesgos, por no utilizar los llamados ERTE y luchamos para conseguir nuestra calificación como servicios esenciales. Teníamos claro que debíamos continuar acompañando a las personas más vulnerables de nuestra sociedad.

Fuimos capaces en este contexto de pandemia de abrir un Centro de Gestión compartida en Fuerteventura con 900 plazas para dar acogida a personas llegadas a costas contagiadas por Covid19 y para la cuarentena de los contactos estrechos. A la vez que lanzamos una gran campaña de sensibilización para visibilizar que existían miles de personas inmigrantes en asentamientos chabolistas en condiciones inhumanas que no tenían ni acceso al agua, ni a las mínimas condiciones sanitarias, pero eran y son los que garantizaron la recolección de los productos agrícolas que siguieron llegando a los supermercados. El compromiso con su erradicación sigue muy presente en la entidad, al igual que la frustración por no haberlo podido conseguir hasta el momento.

Han sido años en donde nos hemos convertido en una de las entidades beneficiarias finales del FSE, con la planificación implementación y evaluación de diversas operaciones que nos han reforzado en nuestras estrategias de intervención, hemos tenido la capacidad de innovar en el diseño de los itinerarios de inserción sociolaboral, vinculando los espacios urbanos con los rurales, luchando contra la despoblación, acompañado a las víctimas de discriminación por origen racial o étnico, apostando por la igualdad entre mujeres y hombres, por la gestión de la diversidad en las empresas, las organizaciones sociales y las instituciones, poniendo en marcha nuevas metodologías de acogida y acompañamiento a menores en situación de desamparo y jóvenes extutelados, acompañando a las familias más vulnerables, impulsando grandes campañas de sensibilización social, entre otras muchas acciones.

Desde Fundación Cepaim, se ha apostado por su internacionalización desde 2017. Desde entonces hemos procedido con nuestra anexión como miembros a plataformas y redes internacionales tales como ECRE, PICUM, la Red Europea sobre Apatridia, la International Detention Coalition o FEANTSA, además de haber obtenido el estatus consultivo de Naciones Unidas y participar activamente en la United Nations Migration Network, en la Fundamental Rights Platform (de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea), y en la European Migration Network, manteniendo un marco de colaboración con ACNUR, OIM y la EUAA.

Nada de esto habría sido posible sin las personas que forman Cepaim, una organización que se desplegó en los inicios desde el voluntariado, sin prácticamente ninguna persona contratada, pero que ha ido creciendo paulatinamente en sus plantillas hasta alcanzar en abril de 2024 los 1380 profesionales, un 30% de hombres y un 70% de mujeres, con un 3% de diversidad funcional y un 22% de diversidad cultural; habiendo alcanzado el 63,28% de contratación indefinida, un 4,13% de fijos discontinuos y un 32,59% de contratación temporal, manteniendo el objetivo de continuar reduciendo esta temporalidad en los próximos años, al igual que incrementando la diversidad.

Nuestro reto es continuar denunciando las injusticias, sacarlas a la luz y hacer propuestas para su abordaje desde la incidencia política y las alianzas, siendo un agente de transformación social. Para ello debemos sumar los aprendizajes adquiridos fruto de nuestros aciertos y de nuestros errores para ser una organización más sostenible a presente y a futuro.

Por eso es importante que sepáis que seguimos trabajando para tener una organización más cohesionada, enfocada en nuestra misión fundacional. Una entidad sostenible que sea capaz de dar respuestas eficaces a los grandes retos sociales que tenemos actualmente y los que tendremos en el futuro.

Como nos recuerda Javier Leunda, tenemos que vencer las barreras que se levantan de manera natural y a veces de manera voluntaria y forzada por los bajos instintos de algunas personas. Tenemos que combatirlas con inteligencia, con conocimiento de las cosas. Tenemos que vencer las barreras que se oponen a la diversidad, al conocimiento del otro, a la proximidad con el otro, a su reconocimiento como un ser humano como yo. La clave es ¿Cómo nos podemos conocer mejor? ¿Cómo podemos compartir y construir unas relaciones humanas más satisfactorias, libres y comprometidas?

Es mucho lo realizado y mucho lo que nos queda por hacer, son muchos los aciertos, pero también han sido muchos los errores, debemos saber reconocer unos y otros para seguir reforzando los espacios de mejora en los ámbitos de nuestras estrategias de comunicación, nuestra capacidad de incidencia política, la cohesión interna de nuestros equipos, la formación continua, la gestión del talento y el conocimiento, las alianzas con otros actores sociales, nuestro modelo organizacional, el relevo generacional, la capacidad de innovar, entre otros muchos retos que debemos saber identificar y afrontar desde la unidad interna.

Resulta fundamental que seamos conscientes que ante las dificultades lo que nos debe caracterizar, desde la coherencia con lo que somos, es la apuesta por el dialogo y la mediación, así como la búsqueda de lo que nos une para poder construir espacios de relación y convivencia, tanto a nivel interno, como externo; sabiendo que solo desde la relación podremos abordar la tendencia a la fragmentación, a la confrontación, al racismo y la xenofobia.

Cepaim siempre debe ser entendido como un instrumento para la transformación social, nuestros fines no están relacionados ni con la permanencia de una estructura, ni con en el crecimiento organizacional, estas dos cuestiones son consecuencias de nuestra buena labor y acción social. Nuestra misión está en “Promover una sociedad inclusiva, cohesionada, igualitaria e intercultural que facilite el acceso pleno a los derechos de ciudadanía de las personas más vulnerables, en especial las migrantes”.

Hemos iniciado la conmemoración de estos 30 años con la imagen de Cepaim en el sorteo de la ONCE del 2 de mayo, continuaremos con las jornadas de puertas abiertas, la publicación de un libro que pone de relieve nuestros orígenes y la figura de Javier Leunda, un reportaje de los 30 años, recogida de testimonios de personas socias, participantes y voluntarias, una exposición sobre el rostro de los números, la entrega de los primeros reconocimientos en materia de convivencia intercultural y un evento que muestre nuestra apuesta por la diversidad y la convivencia a través del teatro, la danza y la música.

Actualmente nos enfrentamos a múltiples conflictos internacionales que tienen consecuencias directas en las políticas públicas de nuestro país y en nuestra propia organización.

Por citar sólo algunos ejemplos, afrontamos situaciones críticas como la situación de emergencia humanitaria en Canarias, la falta de citas en las OAR, la aplicación del Pacto Europeo de Migración y Asilo (PEMA), un relato que sitúa a la inmigración y a las personas inmigrantes como un problema o la creciente polarización política y social. Dada la extensión de este documento y la importancia de cada uno de estos retos, en los próximos meses elaboraremos y compartiremos diferentes comunicaciones para mostrar nuestro posicionamiento político como entidad, de forma que mejoremos nuestra comunicación interna, haciendo posible que la información llegue a todas las personas que integramos esta entidad social Para que podáis tener una referencia de estas posiciones, nos gustaría que tengáis claras las siguientes cuestiones:

Tras varios años de negociación, el pasado 19 de diciembre de 2023 Parlamento Europeo y Consejo, junto con la Comisión Europea, anunciaban a el acuerdo político final sobre las regulaciones que componen el nuevo Pacto Europeo de Migración y Asilo. Siendo conocedores de las dificultades que las negociaciones europeas suponen, así como generar un acuerdo político para los 27 estados miembro de la UE, desde CONVIVE – Fundación Cepaim lamentamos la oportunidad perdida para la obtención de un marco comunitario progresivo en derechos y garantista de las obligaciones internacionales en materia de protección internacional y Derechos Humanos.

Este acuerdo político puede suponer un retroceso importante en los derechos de las personas migrantes y refugiadas. Ahora que estamos en el proceso de implementación del Pacto, tenemos que defender los Derechos de las personas más vulnerables. La vida, protección y acogida de miles de personas está en juego y el momento es ahora. Necesitamos una política europea más solidaria, de acogida y de refugio. Una Europa alejada de las estrategias de control, fortaleza y externalización de fronteras. Una Europa que siga siendo un faro para el mundo en la defensa y promoción de los Derechos Humanos.

De acuerdo con los últimos datos presentados por la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) del Ministerio del Interior, durante el pasado año 2023 fueron registradas 163.218 solicitudes, lo cual supone un cuarto año de incremento de solicitudes y un récord histórico desde su creación. La Directiva Europea sobre procedimientos para la concesión o la retirada de la protección internacional establece que cuando una persona formule una solicitud de protección internacional a una autoridad competente para el registro de estas solicitudes con arreglo al Derecho nacional, el registro se realizará en un plazo máximo de los tres días hábiles siguientes a que se formule la solicitud, dando una respuesta en un plazo máximo de seis meses.

La realidad dista mucho de lo dispuesto en la Directiva Europea ya que aquellas personas que desean presentar su solicitud de asilo y refugio ante las autoridades españolas en muchas ocasiones, tienen que esperar más de 6 meses sólo para el hecho de conseguir una cita en la OAR y una vez conseguida esta, la citación puede alargarse unos meses más. Esta práctica generalizada supone una infracción muy clara de esta norma. Por ello, el Estado ha de dar un paso adelante hacia la trasposición de la Directiva europea al ordenamiento jurídico español como elemento básico del Sistema Europeo Común de Asilo (SECA), así como apostar por cuantos mecanismos sean necesarios para garantizar el derecho de acceso al procedimiento de asilo consagrado en la normativa estatal, comunitaria e internacional mediante la Convención de Ginebra. Una sociedad comprometida con los Derechos Humanos no puede permitirse que miles de solicitantes continúen a la espera de la obtención de una cita, con las graves consecuencias que esto conlleva.

No podemos permitirnos que miles de personas que huyen de sus países por un fundado temor sobre su vida continúen sin obtener la protección que necesitan. No podemos permitirnos que miles de personas solicitantes continúen viviendo ante el temor de ser devueltos a sus países de origen al no ser identificados como solicitantes de asilo. No podemos permitirnos que cientos de solicitantes participantes del sistema de acogida humanitaria vivan el día a día ante el temor de tener que abandonar sus viviendas sin ser derivados al sistema de protección internacional que realmente necesitan. 

Por ello estamos generando una alianza con otras entidades, dando traslado de nuestra posición al Defensor del Pueblo, a los organismos internacionales, al Gobierno de España y a todos los actores implicados.

Otro de los retos a los que nos enfrentamos actualmente es la tendiente agenda de polarización política que recorre no solo nuestras calles, sino nuestras propias instituciones, situando a la inmigración y a las personas inmigrantes como una fuente de problemas. Tanto es así que, en estas últimas semanas estamos viviendo momentos de incertidumbre política que nos deben hacer reflexionar sobre la necesidad de seguir avanzando en la defensa y construcción de la democracia en nuestro país. Como decíamos en uno de los lemas de campañas institucionales, con los Derechos Humanos No hay medias tintas, hay que protegerlos.

Ante ello, desde CONVIVE Fundación Cepaim, declaramos nuestro compromiso con la generación de nuevas narrativas sociales y políticas alejadas del odio y la desinformación que apuesten por la generación de una agenda centrada en la solución de los problemas que de verdad importan a la ciudadanía. Así lo ha demostrado el último Eurobarómetro donde, mostraba cómo la pobreza y exclusión social, la sanidad, la economía y el empleo y el cambio climático se situaban a la cabeza de las preocupaciones del electorado europeo.

La construcción de estas nuevas narrativas han de ser la piedra angular para la regeneración política y ésta ha de pasar por la articulación de políticas activas que apuesten por la convivencia. Es importante declarar con contundencia que la agenda del odio, de la polarización política, del racismo, la xenofobia y todas las formas conexas de intolerancia, son amenazas y agresiones claras contra la democracia y los derechos de toda la ciudadanía, y de forma especial, contra la dignidad de las personas migrantes y refugiadas que se encuentran en nuestro país intentando encontrar nuevas oportunidades para ellas y sus familias.

Necesitamos continuar avanzando en la construcción de un Estado centrado en las políticas de convivencia, de cohesión social y de conquista de derechos. Necesitamos poner en valor nuestra convicción democrática, y es por ello, que el próximo 9 de junio animamos a la ciudadanía a ejercer su derecho al voto para continuar avanzando en una España y una Europa a la vanguardia de los Derechos Humanos, de la convivencia y de la inclusión. Es hora de retomar la POLÍTICA en mayúsculas, la que escucha las necesidades reales de la ciudadanía y la que propone políticas eficaces, basadas en evidencias para afrontar los retos sociales. Desde CONVIVE Fundación Cepaim seguiremos trabajando para generar espacios y tiempos para la convivencia intercultural, espacios de encuentro, de relación, de conocimiento y reconocimiento mutuo que ayudan a mejorar la CONVIVENCIA y contribuyen a acabar con la agenda de desinformación y polarización política, de hostilidad y de odio que incitan a la violencia y la intolerancia.

Reproducir vídeo

La importancia de renovar nuestro compromiso

Nuestro compromiso en sus orígenes estuvo vinculado con los procesos de acogida de las personas inmigrantes, compromiso que hoy sigue siendo fundamental para Cepaim, pero siendo conscientes que muchos de nuestros esfuerzos deben estar vinculados con la apuesta por la integración intercultural, la construcción de la convivencia, la gestión de la diversidad, la participación, la sensibilización y la cohesión social, trabajando por hacer posible un nuevo modelo de desarrollo territorial, basado en la centralidad de las personas, en el territorio, en la acción social y la economía social como motores del cambio. Nuestra apuesta debe estar centrada en la búsqueda de la inclusión y la cohesión social, potenciando la participación, la responsabilidad social y la gestión de la diversidad cultural, tanto en la esfera personal, como en la profesional, empresarial e institucional. Se trata de poder construir juntos, desde el valor de las diferencias.

CONVIVE Fundación Cepaim es una de esas organizaciones sociales que no deja indiferente a quien se acerca a ella, te encuentras con gente que cree en lo que hace y siente lo que dice. Cepaim sitúa en el centro de todas sus acciones a las personas más vulnerables de nuestra sociedad y entre ellas a las personas inmigrantes.

En Cepaim aprendes que los verdaderos cambios profundos serán protagonizados por personas pequeñas, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas. Que las personas más vulnerables de nuestra sociedad, entre las que se encuentran las migrantes y refugiadas se pueden convertir, no en el “problema”, sino en la clave de la regeneración social, política, ética, y también económica, que la sociedad está reclamando.

 

 

Juan Antonio Miralles Ortega

Presidente Fundación Cepaim

Juan Antonio Segura Lucas

Director General Fundación Cepaim

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *